Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. ACEPTAR
Salud y deporte

Mantenerse en forma sin salir de casa y cuidarse con Leche Celta


Descubre con Leche Celta la rutina de ejercicios físicos que mejor se adapta a ti.

¿Te cuesta encontrar el momento para seguir una rutina de ejercicio? Entre las jornadas laborales que se alargan, la recogida de los peques en el colegio y el mal tiempo propio de la época de invierno hacen que resulte más complicado dedicar tiempo a ejercitar el cuerpo.

Pero si combinas una alimentación saludable, incorporando Leche Celta en tus comidas, con pequeñas series de ejercicios durante la semana, conseguirás cuidarte y comprobarás que te sientes mucho mejor. ¡Ya no tienes excusas!
 

Ejercicios para hacer en casa

 

  • Boxeo en sombra. Este ejercicio consiste en realizar rondas de 1 minuto seguido de forma intensa y luego realizar un descanso de 1 minuto antes de empezar con la siguiente ronda. La práctica de este entrenamiento consiste en elegir un golpe o técnica específica y realizarlo cada vez más rápido y con más repeticiones.

 

  • Dominadas. Además de contar con una barra de dominadas, deberás tener bastante paciencia. Pues se trata de uno de los ejercicios más costosos. Trata de elevar tu cuerpo por encima de la barra poco a poco.

 

  • Flexiones. Lo más importante para realizar este ejercicio correctamente es contraer todo lo que puedas el abdomen y no subir demasiado el cuerpo, así como colocar los brazos lo más abiertos posibles.

 

  • Planchas. De la misma manera que en las flexiones, deberás mantener tu abdomen contraído y mantener tu cuerpo a una altura media. Tampoco olvides dirigir la mirada al frente para evitar que tus cervicales se carguen.

 

  • Sentadillas. Para realizar este ejercicio bien, deberás prestar atención a la posición de tu cuerpo. Apóyate contra una pared para que tu espalda esté completamente recta y comienza a flexionar tus rodillas. 
     

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR