Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. ACEPTAR
Recetas

Y para hoy... croquetas


Hoy preparamos un plato muy conocido. Y de los más deliciosos. ¡Las croquetas! Parece un plato sencillo. Pero no tiene nada de simple. Puedes hacerlas de pollo, de setas, de jamón, de espinacas... cualquier idea es buena. Sique los pasos que te mostramos a continuación y podrás hacer un plato fantástico.

- 1 litro de leche entera Celta

- 120 gramos de mantequilla

- 120 gramos de harina

- pollo, chorizo, bacalao, jamón, queso, huevo, setas... El condimento que queramos.

 

Y estos son los pasos que debemos seguir.

 

Primero, ponemos la mantequilla a deshacer en una cazuela amplia y alta, a fuego medio.

 

Después, añadimos la harina de golpe y removemos con una espátula. Dejamos cocinar la harina en la mantequilla durante unos dos o tres minutos.

 

Una vez esté preparado el roux (el relleno de la croqueta), lo apartamos de la cazuela y lo dejamos templar.

 

Por otro lado, en otra cazuela, se calienta la leche hasta que esté humeando, sin que llegue a hervir.

 

Después, echamos parte de la leche sobre el roux templado. Esto hará que se empiece a espesar la bechamel. Para acelerar el proceso, vamos a remover enérgicamente con una varilla.

 

Después, añadimos el resto de la leche caliente poco a poco, con ayuda de un cazo y, sin dejar de moverlo, sobre la bechamel hasta llevar a ebullición.

 

Cocinamos durante 10 o 15 minutos.

 

Elijamos la guarnición que sea, es el momento de añadirla y mezclarla con la bechamel a fuego lento.

 

Sacamos la bechamel y la ponemos en una bandeja previamente engrasada con aceite. La introducimos en la nevera durante al menos ocho horas. La protegemos con papel film.

 

Cuando saquemos la bechamel de la nevera, preparamos, a parte, un plato con harina, otro con huevo batido y el último con pan rallado.

 

Damos forma a las bechamel, la cubrimos con harina, la mojamos en huevo batido y la empanamos.

 

Por último, freímos las croquetas. ¡Y listo!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR