Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. ACEPTAR
Bioactitud

Introduce a tus pequeños en la jardinería: ¡impulsa su bioactitud!


Ideas para que se diviertan y aprendan con el cuidado de las plantas.

Siempre da un poco de pereza que llegue el fin del verano y que los días cada vez sean más cortos. Pero se puede seguir disfrutando del aire libre con actividades como la jardinería. Y más divertido aún si tus pequeños se convierten en tus mejores ayudantes…¡despierta su curiosidad y bioactitud!

No importa si no dispones de un gran jardín, si cuentas con una terraza o ventana también podéis desarrollar labores básicas de jardinería o crear un pequeño huerto. Así que prepara tus macetas, consigue unas semillas y, por supuesto, hazte con el material imprescindible para proteger las delicadas manos de los pequeños.

 

  • Huerto aromático: si vivís en un piso en la ciudad y os gusta cocinar en familia, será vuestra mejor opción. Solamente necesitarás unos pequeños maceteros y plantar todo tipo de plantas aromáticas como perejil, tomillo, hierbabuena y orégano, entre otras. ¿Y por qué no darle un toque más creativo? Reutilizad los envases de Leche Celta para crear vuestras propias macetas. En función de la longitud de la planta, podéis cortar los envases más altos o bajos. Por supuesto, ¡ayuda a tus peques a la hora de recortarlos! Este tipo de huerto desarrollará sus sentidos y les servirá para aprender las distintas aplicaciones que tienen las plantas en la cocina

 

  • Jardín de flores: en el caso de que dispongáis de un amplio espacio, podrás plantar con ayuda de tu pequeños diferentes y bonitas plantas con flores. Variedades como los geranios, las hortensias o las petunias son fáciles de cultivar y cuidar. Con estas plantas, aprenderán a ser más responsables y también a desarrollar su paciencia.

 

  • Ideas originales: si os gusta ser más creativos y hacer cosas diferentes, podéis crear vuestro propio huerto con cajas de madera o utilizar unos palés para construir vuestro propio jardín vertical. De esta forma, les enseñarás a reutilizar materiales y a crear espacios verdes en sitios diferentes.


Y es que dedicar un espacio para practicar jardinería tiene un montón de beneficios para los más pequeños de la casa como reforzar el trabajo en equipo, respetar la naturaleza, despertar la curiosidad y adquirir hábitos saludables. Sin duda, unos beneficios propios de El Lado Celta de la Vida, ya que supone educar en el respeto por la naturaleza. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR