Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. ACEPTAR
Alimentación

Las meriendas con leche de tu infancia


Un homenaje al mejor momento después de volver de clase. ¡Y con la leche como protagonista!

Quién no recuerda la sensación de felicidad tras finalizar la jornada escolar y llegar a casa para disfrutar de una buena merienda con sus padres o hermanos. Ese momento para compartir entre todos lo mejor del día y en el que la leche también juega un papel importante.

En Leche Celta, recopilamos aquellas meriendas y tentempiés para traerte de nuevo los mejores recuerdos de tu infancia.

  • Los panes de leche. Este pan de miga esponjosa y muy blandito era perfecto sobre todo cuando estabas en la etapa peleona en la que se te caían los dientes. Un pan muy tierno que se podía combinar con dulce, como el chocolate, o salado con el típico relleno de jamón y queso.

 

  • Vaso de leche con galletas. Imposible no acordarse de este mítico tentempié. Era todo un reto sumergir las clásicas galletas en el tazón de leche sin que llegasen a romperse.

 

  • Leche con cacao. Era la bebida por excelencia de las meriendas y de la que se podía disfrutar de mil maneras. Desde añadir primero el cacao y luego la leche muy caliente, pasando por los que optaban a hacerlo al revés y disolver el cacao que quedaba por encima y los que disfrutaban del intenso sabor del cacao con la leche muy fría.

 

  • Los polos de leche. Seguro que recuerdas lo fácil que eran de hacer y cómo te ayudaban a refrescarte en los días más calurosos de la temporada de verano. Solamente tenías que rellenar los moldes con la leche y el limón o el cacao e introducirlos en el congelador.

 

  • Fresas con leche. Y cómo te sorprendían en casa cuando era primavera con un buen tazón de fresas con leche o el riquísimo batido de fresas. Sin duda, la mejor combinación de la fruta con la leche.

 

  • Leche con cereales integrales. Los grandes copos de cereales que flotaban por encima de la leche también te acompañaron durante muchos años. Una buena forma de reponer energías y seguir con los deberes y tareas de la tarde.

 

Y es que por mucho que pasen los años, la leche seguirá siendo uno de los alimentos protagonistas de las meriendas y qué mejor que contar con nuestra leche gallega para dar lo mejor a tus pequeños.
 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR