Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. ACEPTAR
Alimentación

La vitamina D en la leche


Leche Celta te ayuda a obtener los niveles necesarios de vitamina D.

Seguro que ya ha calado en ti el mensaje de medios de comunicación y personalidades reconocidas: ahora más que nunca hay que cuidarse. Y quizás ya practiques ejercicio diariamente y mantengas el contacto con tus seres más queridos. Pero ¿no echas en falta la luz solar? Y no solamente por su agradable sensación en la piel, sino por la obtención de la vitamina D.

Ante la obligatoriedad de permanecer en casa y el cumplimiento del distanciamiento social, te recomendamos que, cuando puedas, salgas algunos ratos al balcón o al jardín y que incorpores en tu dieta Leche Celta para obtener los niveles diarios de vitamina D necesarios.

 

Qué es la vitamina D

 

La vitamina D es una vitamina liposoluble que favorece a la absorción del calcio y el fósforo en el organismo, contribuyendo a la correcta circulación del calcio en sangre y la mineralización ósea. Asimismo, presenta efectos positivos en los sistemas cardiovascular, endocrino e inmune

 

Obtención de la vitamina D

 

La principal fuente de vitamina D es endógena, es decir, mediante la síntesis que se produce en la piel al exponerse directamente al sol.  Sin embargo, aunque la condición climatológica de España se caracteriza por bastantes horas de sol, algunos sectores de la población presentan déficit de esta vitamina.

Este déficit también puede estar relacionado con cambios en los hábitos de vida, como el que se reproduce ahora que obliga a permanecer más tiempo en casa. 

No obstante, existen alimentos con alto contenido en vitamina D, como el salmón, los pescados azules, los huevos, la leche y los derivados lácteos que permiten obtener los niveles diarios recomendados.

 

Recomendaciones de consumo

 

Las necesidades de consumo están directamente relacionadas con la edad. En este sentido, los bebés menores de 1 año tienen un requerimiento de 400 unidades internacionales (UI), en las edades comprendidas entre 1 y 70 años y en mujeres embarazadas y en período de lactancia se recomienda una cantidad de 600 UI. En el caso de los adultos mayores de 71 años el requerimiento es mayor y se aconseja las 800 UI.

En aquellas etapas de mayor crecimiento y desarrollo, como pueden ser los más pequeños, se pueden incorporar leches enriquecidas en vitamina D, calcio y fósforo, como Leche Celta de Crecimiento para ayudarles en la obtención de los niveles diarios necesarios de esta vitamina.

El consumo de dos vasos diarios de leche enriquecida, complementándolo con una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicio físico contribuyen a una correcta absorción y mantenimiento de la vitamina D en el organismo.

PRODUCTOS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR