Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. ACEPTAR
Alimentación

La leche en la cocina


Descubre sus propiedades y aplicaciones en la elaboración de los alimentos.

Como bien sabrás la leche es un alimento muy versátil en nuestra alimentación que puede emplearse en la elaboración de muchas recetas. Además de ser un ingrediente básico y mayormente accesible, es muy completo en términos nutricionales porque aporta hidratos de carbono, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales esenciales como el calcio y el fósforo.

Su variada composición y su facilidad en la introducción de recetas tanto dulces como saladas hace que la leche se haya convertido en uno de los alimentos esenciales de consumo diario en nuestro país, especialmente en el momento del desayuno.

 

Aplicaciones de la leche en la cocina

 

El sabor ligeramente dulce de la leche hace que esta sea agradable consumirla en crudo, fría, tibia o caliente. Por ello tiene muchas utilidades en la repostería y la pastelería, aunque también tiene su papel en la elaboración de recetas saladas. De ahí que sea muy fácil encontrarla en muchos platos de nuestra gastronomía.

  • La leche en la repostería. La base de muchos postres tradicionales como el arroz con leche, los bizcochos, los flanes, las natillas, los pasteles y las tartas es la leche. Incluso, debido a su cremosidad, se utiliza con bastante frecuencia en la preparación de cremas pasteleras y algunos helados cremosos. Para las recetas de dulces y postres la mezcla inicial suele ser casi siempre la misma. Se hierve la leche en el interior de una cazuela y se acompaña de alguna especia aromática, como canela, vainilla o agua de azahar, así como de mondas de cítricos (naranja y limón). Seguidamente, se incorpora a la leche aromatizada ingredientes como el azúcar, los huevos y la harina para aportar dulzor y consistencia dependiendo del postre que se vaya a elaborar.

 

  • La leche en los platos salados. Debido a su característica cremosidad, la leche es idónea para la preparación de cremas y salsas que sirven de acompañamiento a muchos de los platos principales como la salsa carbonara, la salsa tártara o la tradicional mayonesa. Además, su combinación con las verduras puede dar lugar a un sinfín de cremas y purés de gran aporte nutricional y muy saludables. Pero quizás la bechamel sea la salsa por excelencia en las creaciones saladas con leche. Resultante de la mezcla de leche y mantequilla, la bechamel funciona para rellenos de croquetas y lasaña, así como componente en algunos platos de verduras.

 

En conclusión, la leche es un alimento clave para seguir una alimentación equilibrada y variada, de la que podemos disfrutar tanto como ingrediente en muchas recetas o en crudo.
 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR