Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. ACEPTAR
Celta

El papel de la mujer en la producción de leche


Descubre cómo muchas mujeres son emprendedoras e independientes gracias a la producción de leche.
 

Alrededor de más de 750 millones de personas en el mundo se dedican a la producción de leche, según recoge el portal lácteo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Pero ¿sabías que en muchas comunidades rurales son las mujeres quienes desempeñan un papel fundamental en la producción de leche? Muchas de estas mujeres se ocupan tradicionalmente de la alimentación de los animales y el ordeño, así como de los procesos de recolección y comercialización de los productos lácteos.

Esa dedicación al ganado y a la producción de leche puedes encontrarlas en las entrevistas a nuestras ganaderas. Mujeres como Inma, Julia y Yolanda decidieron apostar por la ganadería no sólo como un empleo, sino como una forma de ver la vida que en muchos casos les permite ser ellas mismas y mantener ese contacto con la naturaleza. Una realidad que desde Leche Celta admiramos y nos enorgullece cada día.

Pero si amplías la vista más allá de nuestras fronteras, puedes encontrar otros ejemplos en países como Ruanda, donde las vacas tienen un importante significado en la cultura y son símbolo de riqueza y prosperidad. Una veneración por la leche que llevó a que en los años noventa, en Kigali, la capital, se instalasen pequeños quioscos en los que se vendían leche fría y refrescos. Actualmente estos puestos se han reconvertido en los conocidos como “bares de leche”. Una modalidad de negocio que ofrece posibilidades a muchas mujeres que deciden participar en este mercado.

Otro caso de participación de las mujeres en la producción lechera se puede encontrar en el norte de Afganistán, donde diez mujeres emprendedoras producen leche fresca con la que hacen nata, mantequilla, queso y yogurt. Y cada año progresivamente aumentan sus cabezas de ganado ante el crecimiento de su clientela. Este grupo de mujeres emprendedoras surge a partir de una serie de proyectos de género contemplados en un programa financiado por la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo (ASDI) y apoyado por UNOPS, organización sin ánimo de lucro que ayuda al sistema de las Naciones Unidas y a otros asociados para garantizar soluciones en términos de asistencia humanitaria, desarrollo, paz y seguridad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR