Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. ACEPTAR
Celta

Un día normal en una ganadería de leche de pastoreo


Descubre cómo es nuestro trabajo para ofrecerte la mejor leche de pastoreo del mercado.

La técnica del pastoreo es una práctica que se remonta desde los inicios del ser humano y consiste en trasladar al ganado a un terreno donde pueda alimentarse a partir de forrajes y pastos naturales. Un tipo de ganadería que desde Leche Celta venimos trabajando desde hace muchos años y que aporta muchos beneficios para el bienestar de los animales, la sostenibilidad rural y el consumidor final.

Y para que nuestros consumidores se vean beneficiados y puedan disponer del auténtico sabor de la leche de pastoreo en sus casas, realizamos un asesoramiento personalizado a nuestros ganaderos para que puedan llevar a cabo este modelo de explotación más sostenible. Pero ¿cómo es su trabajo diario? ¿en qué se diferencia de la ganadería de tipo convencional? Sigue leyendo y descubre todo lo que nuestros ganaderos de pastoreo tienen que contarte.

 

Filosofía Celta

 

Si hay algo que tienen en común nuestros ganaderos de leche de pastoreo es su sentimiento de arraigo hacia Galicia y la autenticidad que experimentan al estar en contacto con la naturaleza y al cuidar del ganado. Porque como afirma Inma Platas, ganadera de Leche Celta, “para nosotros las vacas no son un simple número. Todas tienen un nombre propio. Además, ellas lo entienden todo. Por eso, hay que mimarlas”.

 

Principales diferencias

 

Nuestros ganaderos se levantan muy temprano para ordeñar a las vacas, darlas de comer y limpiar adecuadamente los establos donde se encuentran. A continuación, las sacan a pastar durante cinco horas como mínimo. 

En el caso de nuestra Celta Leche de Pastoreo, se trata de una leche que proviene de vacas que se alimentan en libertad durante el periodo que exige la entidad certificadora. Cada 2,5 vacas lactantes disponen de una hectárea de terreno para su alimentación (el equivalente a dos campos de fútbol). 

También uno de los factores que marca la diferencia con la ganadería de tipo convencional es la alimentación del ganado. Las vacas se alimentan de pastos naturales, tratados de forma racional, respetando el medio ambiente y la salud de los animales. La vaca pastorea obteniendo el máximo alimento y preservando su hábitat. Un modelo de alimentación muy ventajoso porque “creemos que es beneficioso para las vacas combinar una alimentación equilibrada con un consumo directo del pasto”, como apunta nuestro ganadero José Manuel Sánchez.

Otro elemento diferenciador de la leche de pastoreo y el tipo de práctica ganadera que conlleva es toda su contribución a la sostenibilidad ganadera y rural. Y es que nuestra Celta Leche de Pastoreo es cien por cien gallega. Todos los agentes implicados en su producción proceden de Galicia, en una apuesta que realizamos por el ganadero y por la región. 

 

Compromiso con el Bienestar Animal

 

Pero si hay algo que enorgullece a nuestros ganaderos por encima de todo es trabajar para ofrecer un producto que porta la doble certificación de Leche de Pastoreo y Bienestar Animal otorgada por AENOR. Un distintivo que es un garante de calidad y que, por parte de nuestros ganaderos, como Inma y José Manuel conciben como un reconocimiento a su trabajo.
 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR