Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. ACEPTAR
100% Galego

Julia: “No me planteo vivir en una gran ciudad...”


Hoy compartimos contigo las vivencias de la segunda protagonista de nuestra serie de relatos ‘Ganaderos más allá de la ganadería’, quien declara sentirse muy satisfecha con lo que tiene en Monfero.

Julia es ganadera de Leche Celta y continúa en Monfero, en la provincia de La Coruña, con el negocio familiar de la ganadería que tuvo sus inicios alrededor del año 1995. Al recordar cómo era su infancia, no puede evitar reconocer, con cierto orgullo, que siempre tuvo bastante accesibilidad para estar en contacto con los animales y la naturaleza. Y esto es lo que le impulsa a seguir con el trabajo de la ganadería hasta hoy, ya que disfruta mucho de la vida en el campo.

Y es que Julia se declara una enamorada empedernida de su aldea, Monfero. Confiesa que le encanta la privilegiada ubicación de este municipio en pleno parque natural de las Fragas del Eume. Destaca como puntos positivos haber podido criar a sus hijos en la naturaleza y en un pueblo tan acogedor. “En la aldea siempre hay cosas que hacer aunque también tiene sus desventajas”, nos explica recordando que llevó mucho tiempo que se introdujera internet en el pueblo. Esto supuso que mucha gente joven se trasladase a las grandes ciudades en busca de nuevas oportunidades. Este fue el caso de sus dos hijos; uno de ellos sí que se dedicó durante cierto tiempo a la ganadería, pero finalmente encontró otro trabajo en la ciudad. “Ellos quieren salir y ver mundo antes de volver aquí”, declara Julia.

Aunque Julia sabe que el trabajo en la ganadería es muy sujeto, también le gusta sacar tiempo para acudir a sus clases de pilates y disfrutar nadando en la piscina. Además cuenta con un buen grupo de amigas con las que comparte momentos de ocio y viajes. ¡Les apasiona viajar y conocer ciudades! Aunque a pesar de ello, Julia asegura que no se plantea vivir en un sitio urbano. Se encuentra muy a gusto con su entorno y en él encuentra lo que realmente le gusta. “Y es que la cabra tira al monte”, afirma.

El relato de Julia es el claro ejemplo de dedicación al campo, al desarrollo ganadero, al mismo tiempo que se mantiene la esencia de una aldea tan especial como Monfero, de raíces tan bonitas.

Desde Leche Celta nos enorgullece que las personas apuesten por la ganadería como forma de vida y de cuidado de la naturaleza. Por ello, llevamos 30 años trabajando en apoyo a la sostenibilidad del desarrollo ganadero en el medio rural gallego, así como del bienestar de los animales, para que Julia pueda seguir disfrutando de su vida en Monfero, y, en el futuro, sus hijos puedan volver a su tierra.


 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR